No es soledad, es que estoy sola

4 May

Este es mi trabajo sobre el ejercicio de antónimos, espero que les guste y dejen sus comentario.

Encontrarme sola en aquel lugar no era el problema, sino saber que aun acompañada esta sola en aquella aventura. Nadie creía en mis palabras y estas se fueron convirtiendo en sonidos huecos, ecos de mis propios deseos por encontrarla.

Escurridizas eran las pruebas de mis sospechas. Cada pista aparecía como una luz brillante que iluminaba el camino, pero al llegar a ella, no era más que un espejismo, un juego de mi mente que no permitía que la desaparición de mi hermana quedase impune, pero al mismo tiempo se convirtieron en una penitencia por no haber estado allí todos estos años con ella.

Muchos pensaban que aquella tragedia me estaba llevando a la locura, pero en mi desesperación había algo de razón, algo de verdad, mi ansiedad se convirtió en paranoia, eso lo sé, pero los enemigos reales estaban acechándome, aún cuando ni yo misma los pudiera diferenciar de los fantasmas creados por mi mente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: