¿Comunicación o desahogo?

19 Abr

Hace unos días discutía con unos amigos sobre el propósito de la literatura, que se me antoja comunicativo. Ellos en cambio pensaban que el propósito de la literatura no era la comunicación, sino una descarga narcisista, que busca la satisfacción del autor más que la conexión con el lector.

He de confesar que en el pasado escribía para mi desahogo personal, mi diario estaba llena de rebuscadas aventuras, que comenzaron como hechos de mi vida para transformarse en las aventuras de un personaje que corria libre por aquellas paginas. Esa pasión se pervirtió en el momento que comencé mis clases de escritura creativa, allí conocí a un lector compasivo pero critico, hice amigos y enemigos literarios que me mostraron que hay un modo de hacerlo bien y en la mayor parte de los casos, mejor.

¿Hacerlo mejor según quien? ¿Dónde están escritos estos parámetros? ¿quien los decidió y por que cuernos me los impone a mi, en su afán sádico de encadenarme a sus gustos? Ese fantasma que en ocasiones tiene cara de experto pero que en otra se muestra como un compañero tímido en tu clase, se vuelve el objetivo de tu escritura, sin darte cuanta o al menos, de la mía.

Si, es verdad nos importan los lectores y escribimos para ellos. Si no que propósito tendría estar aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: